Ya sabemos que el único testamento que tiene validez, a los efectos de determinar quiénes son los herederos, es el último otorgado por el testador. Este último testamento revoca los que pudiera haber otorgado con anterioridad, que quedan revocados y sin validez alguna.

Pues bien, la respuesta a la pregunta inicial es afirmativa. A raíz de la nueva redacción del Reglamento Notarial por el RD 45/2007, se añadió un nuevo párrafo al art. 226 que literalmente expresa “Las copias de testamentos revocados sólo podrán ser expedidas a los efectos limitados de acreditar su contenido, dejando constancia expresa de su falta de vigor”.

La razón o interés de alguien en saber el contenido de un testamento no vigente puede obedecer a múltiples causas: sentimentales, familiares, complementarlo o para impugnar el posterior, etc. Pero no hay duda, del derecho que asiste a los legitimarios para su obtención.

Por lo anterior, si una persona se presenta en la Notaría a solicitar una copia de un testamento, le pedirán:

1.- Que justifique el fallecimiento del testador, con certificado de defunción, no valen fotocopias.

2.- Que el solicitante sea heredero, legatario, albacea, contador partidor, administrador o cualquier otra persona a la que asista algún derecho según el testamento (art.226.a RN).

3.- Que acredite que se trata del último testamento, para lo que deberá exhibir el Certificado de Últimas Voluntades, ya que se impone al Notario conocer si el testamento es el último del causante o no, y así se reflejará en la expedición de la copia.

Esto no impide que el interesado que reúna las condiciones antes dichas pueda pedir copia de un testamento ya revocado (no vigente). El notario expedirá la copia haciendo constar la falta de vigencia del mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *