La legítima del cónyuge viudo que concurre con hijos a la herencia de su consorte fallecido consiste en el usufructo vitalicio de un tercio de la herencia. También es frecuente que el fallecido, en su testamento, haga un legado a favor del cónyuge del usufructo universal, o sea de todo el caudal hereditario, en lugar de dejarle el tercio de libre disposición. La pregunta que a veces se plantea es esta: ¿Cuánto vale ese usufructo en dinero contante y sonante?

Como todos los derechos, el derecho de usufructo tiene un valor; ese valor, sumado al de la nuda propiedad, nos da el valor total del bien en cuestión. Por lo tanto, el valor de la nuda propiedad será siempre un “resto”, que vendrá determinado por el valor del usufructo, o sea, que si el bien (inmueble o de otro tipo) vale 100.000 euros y el usufructo vale 20.000, la nuda propiedad tendrá un valor de 80.000 euros.

El usufructo puede ser temporal (por un plazo determinado) o vitalicio. No vamos a referirnos al primero por su escasa trascendencia en la práctica, pero sí al usufructo vitalicio, muy frecuente en las adjudicaciones hereditarias.

Para calcular el valor del usufructo vitalicio el parámetro fundamental será la edad del usufructuario (la del nudo-propietario no importa), de ahí que ese dato (la edad concreta del usufructuario) no puede faltar cuando se trate de un negocio jurídico en el que se constituya, transmita o extinga (vía mortis causa o intervivos) un derecho de usufructo vitalicio.

A efectos fiscales “… En los usufructos vitalicios se estimará que el valor es igual al 70 por 100 del valor total de los bienes cuando el usufructuario cuente menos de veinte años, minorando a medida que aumenta la edad, en la proporción de un 1 por 100 menos por cada año más con el límite mínimo del 10 por 100 del valor total.” (Art. 26 Ley ISD y art. 10 del TR de la Ley del Impuesto sobre TP y AJD).

Luego entonces, límite por abajo: 70%; límite por arriba: 10%. El usufructo vitalicio nunca puede valer más del 70% ni menos del 10% del valor del inmueble, sea cual sea la edad que tenga el usufructuario. Si el usufructuario tiene menos de 20 años cumplidos (70%) y cada año más cumplido un 1% menos. A los 20 años cumplidos (59%), a los 30 años cumplidos (60%), y así sucesivamente hasta los 80 años o más cumplidos (10%).

Una vez comprendido el concepto con el ejemplo anterior, hay una regla mucho más sencilla para calcular el valor del usufructo vitalicio, y es la siguiente:

La Dirección General de Tributos en consulta de 27-2-95 señaló que el valor del usufructo vitalicio puede calcularse simplemente restando a la cifra de 89, la edad del usufructuario, y aplicando la cifra de porcentaje resultante sobre el valor total de los bienes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *