El dominio y la posesión son conceptos jurídicos que van íntimamente ligados, pero en la compraventa de inmuebles la transmisión del dominio y la entrega material de la finca no son conceptos exactamente coincidentes, lo que tiende a generar cierta confusión.

 “Cuando la venta se hace en escritura pública, el otorgamiento de ésta equivaldrá a la entrega de la cosa objeto del contrato, si de la misma escritura no resultare o se dedujere claramente lo contrario” (art. 1.462 del Código Civil).

La escritura pública, por tanto, equivale a la entrega de la posesión, si en la misma escritura no se dice claramente lo contrario, lo que ocurre, por ejemplo, en los casos de pacto de reserva de dominio o de condición suspensiva en los que no hay transmisión del dominio, el vendedor sigue siendo el dueño y la transmisión a favor del comprador solo se produce una vez cumplida la condición.

El pacto de aplazamiento de la entrega de llaves.

Se trata de una cláusula por la que el vendedor no entrega las llaves a la firma de la escritura y se obliga a hacerlo después, en un plazo determinado, normalmente breve, porque está esperando que le entreguen su vivienda o porque necesita un tiempo adicional para el desalojo de los muebles. Es un pacto bastante común en las escrituras de compraventa de vivienda entre particulares y suele incluir también una penalización dineraria al vendedor por cada día de retraso sobre el plazo convenido para la entrega de las llaves, en concepto de penalización por su incumplimiento y resarcimiento de daños y perjuicios al comprador.

¿Quiere eso decir que por el hecho de no entregar las llaves en el momento de la escritura el vendedor sigue teniendo la posesión y el dominio de la finca y no ha operado por tanto el art. 1.462 C.c. mencionado al principio? Rotundamente no, la transmisión del dominio se ha cumplido plenamente y lo que se retrasa no es la transmisión de la propiedad sino la entrega material de la cosa, la cual, aunque ya pertenece al comprador no se le ha entregado todavía y deberá entregarse en la fecha pactada. Así lo establece claramente una Res. DGRN de 08/09/2005.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *