La venta de vivienda arrendada al amparo de la LAU 29/1994, de 24 de noviembre.

Cuando se vende una vivienda o local que no están arrendados, será suficiente con que así lo manifieste el vendedor en la escritura, bajo su responsabilidad, en el apartado “situación arrendaticia” (art. 25.5 LAU).

Si la vivienda o local están arrendados, hay que salvaguardar los derechos del arrendatario que consisten, básicamente, en un derecho de preferente adquisición (tanteo y retracto) en iguales condiciones a las de la venta. Para ello, en el apartado “situación arrendaticia” de la escritura bastará con decir que “está arrendada a Don …. (nombre y apellidos)”. No hace falta más, porque la escritura no podrá inscribirse en el Registro de la Propiedad hasta que se acredite documentalmente que se han respetado los derechos del arrendatario (art. 25.5 LAU) mediante la oportuna comunicación fehaciente al comprador de la intención de vender, el precio, el comprador y las demás condiciones esenciales de la transmisión, y esperar 30 días naturales que es el plazo que tiene el arrendatario para ejercitar su derecho (art. 25.2 LAU). Ese plazo se amplía a 60 días si el arrendamiento fuese anterior a la LAU de 1994, hoy vigente. Si se hiciera la venta antes de cumplir esas formalidades o plazos, el arrendatario puede entonces ir al retracto y deshacer la venta.

Seguir leyendo